Bob Dylan. Marca personal o marca espiritual. El artista (2)

Bob Dylan espiritual

A finales de la década de 1970, tras su paso por el folk más puro, la canción protesta y la era eléctrica, Dylan renace espiritualmente y se convierte al cristianismo. Publica entonces dos álbumes de música cristiana; Slow Train Coming (con la colaboración a la guitarra de Mark Knopfler) y Saved de 1980.

Durante las giras en esta época Bob Dylan dejó de interpretar sus canciones más conocidas y comenzó a realizar declaraciones sobre su fe, como la siguiente:

“Años atrás decían que era un profeta. Yo contestaba: “No, no soy un profeta”, pero insistían: “sí, lo eres, eres un profeta”. Y yo respondía: “No, no lo soy”. Y continuaban: “Seguro que eres un profeta”. Me convencían de que era un profeta. Ahora vengo y os digo que Jesús es la respuesta. Y ahora dicen: “Bob Dylan no es un profeta”. Simplemente no pueden aceptarlo”

El hecho de que Dylan abrazase el cristianismo produjo el rechazo de varios de sus seguidores y de compañeros de profesión (con algún enfrentamiento musical con John Lennon).

Sin embargo, y por sorpresa, en los últimos años, parece que ha vuelto a sus raíces atraído por la corriente religiosa de los “jasidim” (fieles), un movimiento proselitista que y procura el regreso al camino de la religión judía.

Bob Dylan escritor y poeta

Cuando Zimmerman pasó llamarse Bob Dylan lo hizo en homenaje al poeta Dylan Thomas, o al menos eso es lo que piensa la mayoría.

Las letras de Bob Dylan están repletas de menciones a personajes como el Jorobado de Notre Dame, El Fantasma de la ópera, y escritores como  Ezra Pound y a TS Eliot en una de sus grandes canciones, “Desolation Row”.

Con una primera fase musical inspirada sobre todo por las canciones de Woody Guthrie y Robert Johnson, Dylan aportó una letras mucho más trabajadas y profundas de lo que eran habitualmente las canciones folk de su tiempo, elevando su prestigio intelectual como escritor y poeta. Sus poemas y canciones le convirtieron en una especia de profeta o guía espiritual de su tiempo, algo que a él nunca le gustó.

A finales del 66 escribió su novela llamada Tarántula, y dejó sobre todo dos obras poéticas como Vissions of Joanna y Gastes of Eden como más destacadas. En sus poemas, transformados en canciones, se esconde un extraño humor, una forma muy particular describir su entorno, y unas metáforas casi imposibles.

Dylan también es considerado “el cantante para poetas”. Uno de los versos del poeta español Blas de Otero dicen: “Hoy es domingo y por eso / decía César Vallejo por eso / escucho a Bob Dylan”. César Vallejo es poeta peruano.

Bob Dylan fue incluido en el especial de la revista Time “The Most Important People of The Century”, donde fue definido como “maestro poeta, crítico social caustico e intrépido espíritu guía de la generación contracultural”. Más recientemente publicó su libro de Memorias Crónicas, donde narra los personajes y vivencias de sus inicios como artista.

Aparte de las decenas de premios de la música recibidos a lo largo de su carrera, en enero de 1990, fue investido Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por el Ministro de Cultura de Francia Jack Lang. En 1999, fue incluido en la lista de las cien personas más influyentes del siglo XX elaborada por la revista Time.

El 13 de junio de 2007 fue premiado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, y en 2008 recibió un reconocimiento honorario del Premio Puliere por su profundo impacto en la música popular y en la cultura americana, marcado por sus composiciones líricas de extraordinario poder poético”. En este contexto, desde 1996 diversos autores y académicos han nominado a Dylan para la candidatura del Premio Nobel de Literatura.

Bob Dylan en el cine

La historia de Bob Dylan contada en primera persona de su primera etapa la podemos encontrar en el documental No Direction Home de Martin Scorsese, a partir de entrevistas y sus propias palabras. Pensamientos y reflexiones, acompañan a Dylan a través del documental que combina escenas en color con blanco y negro. Una aproximación más que acertada al Dylan más real.

Antes de esta grabación Scorsese grabó con Dylan El Último Vals en 1978), cuando fue llamado para grabar el concierto póstumo que la banda americana de folk rock the Band  previo a su disolución. Para ese concierto invitaron a leyendas del rock como Bob Dylan, Neil Young, Ringo Starr, Muddy Waters, Bobby Charles, Paul Butterfield, Joni Mitchell y Van Morrison., Eric Clapton, Neil Diamond, Bob Dylan, Emmylou Harris, Ronnie Hawkins, Dr. John, Joni Mitchell, Ronnie Wood, y Neil Young. Un elenco de estrellas de blues, country y rock difícil de volver a encontrar juntos que hicieron del documental y el concierto un básico del rock.

Desde luego Bob Dylan es un personaje complicado. Parece vivir ajeno al mundo que le rodea, limitándose a dar rienda suelta sus letras en forma de canción. Puede ser contradictorio; cambios de religión y por lo tanto de fe. Es un poeta y ha sido guía espiritual, si podemos llamarle así, de una generación, sin embargo huye de ese papel. Es evidente que está más centrado en si mismo que el mundo que le rodea, y eso no es malo por infrecuente en un mundo tan dependiente de los medios y las críticas. Si no te gusta no creo que le importe mucho.

Con todo he pretendido dejar constancia de la influencia de las artes en general, y más en concreto del cine y la literatura, como parte de la cultura rock, algo que refleja el proyecto Rock Marketing de forma abierta y profunda.

Capítulo anterior: Bob Dylan el músico (1)

 

No comments yet.

Deja un comentario

UA-6441553-3