#Brandrevolution (La Revolución de la Marca 1)

El concepto #Brandrevolution saltó como una respuesta casi imprevista (o una conjura, como afirmaba la nota de prensa publicada al finalizar el congreso) tras la propuesta de una nueva manera de enfocar el branding y la marca; una necesidad, un valor, un seguro.

La primera fase la Brand Revolution consiste en replantearnos el valor que damos a la marca en nuestras empresas. La marca es el fundamento de la estrategia de posicionamiento, que como sabemos es algo que no hacemos desde la empresas o las consultorías de marketing, sino que hacen libremente los consumidores. Nosotros tan sólo les damos los argumentos necesarios para que nos sitúen donde nosotros hemos determinado como objetivo estratégico.

Si no hemos conseguido diana, y el consumidor nos aleja del punto deseado, hemos fallado. Y como lo de prueba y error (lo dejo para otro día) no es algo con lo podamos juguetear en estos tiempos, debemos plantearnos con suma seriedad hacerlo bien, que significa hacerlo con coherencia.

¿Nos posicionamos?

Al consumidor no lo podemos engañar. Si nuestra estrategia de posicionamiento va en serio significa que estamos trabajando en el medio y en el largo plazo. El conjunto de aspectos sobre los que tenemos que incidir para llegar a las coordenadas previstas es muy diverso, y no debemos descuidar ningún aspecto.

Evidentemente dependerá de cuales sean las cualidades elegidas, pero deberemos definirías en función de cuales sean mas fácilmente referenciadas, aquel al que soporten mejor su densa ante el juicio del cliente.

Hemos hecho referencia al concepto de Marketing Humano, y todavía retumban en los bytes de mi Mac cada una de las letras que componen esta frase: “porque no somos consumidores, somos personas”. Es toda una declaración de principios para la segunda fase de nuestra particular Brand Revolution: entender al consumidor como un ser activos, independientes e inteligentes.

Si así lo hacemos nos situaremos juntos en las coordenadas deseadas. Si algo hemos hecho mal, nos veremos en un lugar extraño, donde nuestros valores no son verdaderamente competitivos o rentables, debemos salir de ahí. Todo tiene remedio.

¿Nos reposicionamos?

Vamos allá. Analicemos la situación, estudiemos que ha ocurrido, y tracemos un plan para el cambio de coordenadas. Cuanto antes lo hagamos mejor, al fin al fin y al cabo estamos fuera de nuestro terreno, y todo lo que allí ocurra me puede perjudicar. Tercera fase de nuestra Brand Revolution: hay que moverse.

Los motivos de error de calculo puede ser de origen muy diverso; fallos en el producto, en la estrategia, en la interpretación de la dinámica del mercado o también, como en la mayoría de los casos, haber soportado nuestra estrategia sobre valores no reales o no perceptibles por el consumidor. La falta de coherencia entre lo que somos y lo que hacemos, entre lo que escribimos y lo que decimos.

Brand Revolution, significa que hoy la marca es vital para competir, sobrevivir y asegurar el futuro. Y que debemos replantearnos el lugar que ocupa en las decisiones estratégicas de la empresa.

Viva la Revolución de la Marca. Apúntate a la #BrandRevolution

No comments yet.

Deja un comentario

UA-6441553-3