Comunicación Asertiva. La Clave.

Analizamos las principales características del liderazgo efectivo, y entre ellas destaca la comunicación, como habilidad fundamental para la generación de confianza y la motivación.

Repasamos entonces acerca de las claves de la marca personal: visibilidad y diferenciación. Qué sería de ambas si no supiéramos comunicarlas.

Mires donde mires, leas lo que leas, vayas donde vayas, la comunicación es una habilidad fundamental para la gestión de relaciones, para el desarrollo profesional, para el éxito. Y no es casual.

Tú tienes marca personal, aunque es posible que no lo sepas. Tú comunicas, por tu manera de comportarte, por tu tono de voz, por tu imagen personal. Comunicas de manera escrita, o verbal, o no verbal. El problema es que tu persona comunique, y proyecte una marca que no es la que tú deseas, la que responde a tu autenticidad, a tus valores, a tu capacidad. Ahí se crea una interferencia.

Quiero en este caso hablar de comunicación desde una perspectiva diferente: la comunicación asertiva. Me sorprende que se nos exponga la comunicación como una herramienta para gestionar nuestra relación con el entorno, y sin embargo se profundice poco sobre cómo utilizarla de manera silenciosa. Hasta parece un contrasentido, pero no lo es.

La asertividad nos explica cómo exponer siempre nuestro punto de vista, nuestras emociones, nuestras opiniones, sin por ello provocar o herir a nuestro interlocutor.

La persona asertiva primero atiende, practica entonces la escucha activa (¡qué maravillosa forma de comunicarse!). después piensa y reflexiona, analiza. Evita prejuicios, esquiva interpretaciones prematuras. Empatiza con el interlocutor, una manera no menos fabulosa de comunicarse (¡y eso que aún no hemos empezado a hablar!). Después sólo queda encontrar las palabras adecuadas, el momento y la forma adecuada… y expresarse.

La conducta asertiva, la comunicación asertiva, hace que los demás sepan que les escuchamos, que les entendemos, que transmitimos lo que sentimos, que somos sinceros, que somos consecuentes. Y eso dice mucho de nosotros mismos.

Por no extenderme demasiado, termino mencionando los tres principios básicos de la asertividad: Ser directo, Ser honesto y Ser apropiado. Y esta actitud tiene un efecto positivo en una doble vertiente: hacia la propia persona, aumentando nuestra seguridad y autoconfianza, y hacia los demás, aumentando nuestra capacidad de comunicación y mejorando nuestra imagen.

Y tú, ¿eres de los que dicen que sí cuando quieren decir que no?

1 Comentario

  1. tucomunicacionhumana 4 Noviembre, 2010 at 3:13 pm #

    Apreciado Pablo Adán

    Que interesante artículo realmente cuando tenemos una marca personal, contamos con ese sello en nuestra identidad, nuestra vida personal, emocional y profesional es realmente impactante y positiva.

    De igual forma, al fortalecer nuestra habilidades comunitivas tiene como consecuencia una mayor habilidad social para relacionarnos. Realmente interesante tu punto te vista.

    Saludos
    Carolina Cadavid

    http://tucomunicacionhumana.wordpress.com/

    Responder

Deja un comentario

UA-6441553-3