Juventud al poder

Cuando decimos que somos libres, abiertos y objetivos normalmente nos equivocamos. Quiero decir que nuestras decisiones están más predeterminadas de lo que nos creemos.
Nuestros conocimientos prejuzgan nuestra actitud hacia las personas y hacia los hechos. Hasta hoy no me había dado cuenta de lo horrible que es esta afirmación.Según este principio las personas pueden ser, y de hecho lo son, juzgadas en función de experiencias adquiridas con personas similares a ellas. Y en esa misma línea la percepción que se tenga de nosotros vendrá condicionada según experiencias anteriores.
¿Es que no podemos cambiar? Se da la tremenda paradoja de que podemos cambiar nosotros y no las personas que mantienen hacia nosotros determinada percepción. Somos entonces rehenes de experiencia y de nuestra memoria.
Es así, y tampoco podemos hacernos por ello un reproche ¿no creéis? Pero al menos sí vamos a analizar al respecto dos campos:
  1. La experiencia. A las personas con cierta edad se les valora por su experiencia. Sin embargo la experiencia es válida cuando las cosas no cambiaban. En un mundo de cambio radical y permanente ¿es la experiencia un valor en alta consideración? Es posible que no, salvando el factor de aquellos puestos o funciones que mantengan un carácter más conservador… si es que lo hay y se mantienen rentablemente operativos. Tiene probablemente más valor una persona que entienda el cambio y sepa prever consecuencia que un gestor exitoso de los años del bienestar y el despilafarro. ¿Qué significa esto? Que lo que nos falta es Iniciativa, Mentalidad Emprendedora y Comprensión Del Cambio; son las cualidades de hoy.
  2. La memoria. Pretendemos juzgar a las personas y los hechos de hoy por lo recibido de ellas. Es una cuestión neurológica, ya que nuestro cerebro se resiste por definición al cambio por dos razones; huir del riesgo y establecerse en la seguridad. ¿Son estas cualidades válidas para el mundo de hoy? No lo creo. Sin embargo debemos ceder paso a la intuición que viene del conocimiento y de la comprensión del mundo real. Tendemos a basarnos en el pasado para interpretar el futuro. De nuevo error ¿quién se acuerda ya del pasado? ¿Quién cree que éste vaya a volver?
El nuevo mundo está hecho para las mentalidades jóvenes, los que han desarrollado sus conocimientos en plena revolución social y económica, que saben atribuir responsabilidades de la actual situación.Es totalmente injusto que pretendan hacernos responsables de esta situación: “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” ¡No, me niego a sentirme responsable! La política y la economía ¿quién manda más? Han diseñado las reglas del mercado de los últimos años, sin contar con nuestra opinión porque no tenemos conocimiento suficiente, pero utilizando nuestras respuestas a sus estímulos hemos sido sus peones.
¿Es que somos responsables de que hayan construido más pisos de los que se puedan vender? ¿O de que hayan dado créditos a personas que no tenían capacidad para devolverlos?
¿ Y quién autoriza que el estado gaste más de lo que ingresa? ¿Y que partidos y sindicatos no paguen determinados impuestos? ¿Y de las jubilaciones y prebendas de políticos? ¿y de las indemnizaciones a los banqueros que han arruinado sus corporaciones?Seré de los pocos que no ha leído el libro “Indignaos” pero seguro que en muchas cosas estamos de acuerdo.Pero a lo que vamos, el pasado nos condiciona el futuro, y pasamos por alto lo más importante: el presente.

La experiencia y la memoria no nos van a servir de mucho en los próximos años, pero es sólo cuestión de mentalidad. Cambiemos de mentalidad o pasemos el testigo: Juventud al poder.

2 Comentarios

  1. Eloy Ruiz Herrero 21 junio, 2012 at 4:42 pm #

    Pablo, efectivamente, no has leido “Indignaos”, pero compartes muchas de sus premisas.
    Por otra parte, un buen artículo. Pensaba, tras leer el título, que iba a rebatir alguna de las cuestiones que planteabas, o al menos, puntualizarlas.
    Tienes razón, parafraseando a Darwin, no sobreviven los más fuertes, si no los que más facilmente se adaptan al cambio.
    Un saludo,
    Eloy Ruiz

    Responder

    • Pablo Adán 22 junio, 2012 at 9:45 am #

      Gracias Eloy, buena puntualización.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-6441553-3