Karma y marca personal

las 12 leyes del karma

Como podréis observar, la estrategia personal, basado en nuestro proyecto de marca personal, recurre a todas las referencias que puede. Esta vez es el karma, como otras veces ha sido el eneagrama, el arte de la guerra, los 10 mandamientos, los principios esenciales, la antropología, la sociología, la filosofía, la política,  los principios de la creatividad, el liderazgo, la motivación, el coaching, el mindfullness, y ya no sé qué más. Lo que haga para convencer de la necesidad de la marca personal y de su poder.

Todo puede ser bueno si todo encaja. Por eso, buceando en nuevas fronteras que extender para el personal branding, he llegado más bien por casualidad al karma, y a sus 12 leyes.

El karma

karmaLa palabra karma significa ‘acción’ y se refiere a nuestras acciones físicas, verbales y también mentales mentales.

La Ley del Karma se basa en la ley de causa y efecto. Nuestra acciones son las causas y nuestras experiencias los efectos. Todo ello nos ha hecho ser como hoy somos. Y como somos diferentes por propia definición, cada uno posee su propio karma individual.

Como afirman los budistas, y los estudiosos del budismo, nuestra mente es comparable a un campo de siembra, y las acciones que cometemos, a las semillas que en él se plantan.

Estas semillas quedan alojadas en nuestra mente hasta que llega el momento en el que producen su efecto, y su germinación. Obviaremos la parte de la reencarnación hasta las 7 vidas.

Básicamente estamos hablando, como tantas veces afirmo, en clases, charlas y artículos, que somos consecuencia de nuestras acciones, sobre todo de nuestras decisiones. Estas nos configuran karma positivo (buenas acciones nos generan situaciones positivas) y el karma negativo (malas acciones nos llenarán de odio y mal rollo).

Aunque no es una cuestión material, sino más bien espiritual, de gozo y felicidad, podemos trasladarlas perfectamente a nuestras acciones, a nuestra actitud.

 

Las 12 leyes del karma

  1. La ley de causa y efecto (o Gran Ley)

Lo que traslades a tu entorno tarde o temprano se volverá a ti. Actitudes como el engaño, la mentira, la envidia, crearán un entorno futuro (digamos en esta vida) de igual ambiente.

Mantén fuertes tus valores, y tus principios éticos y morales, en tu actividad personal y profesional. Día a día.

  1. Ley de la creación

Somos parte del universo y la naturaleza. Hemos de crear, dejar un legado mejor que había al llegar nosotros.

Tenemos una obligación y una responsabilidad con la sociedad, y de forma indivisible, con el medio ambiente.

  1. Ley de la humildad

Falta humildad (y lo sabes). La marca personal crea personas y personajes de fuerte impacto e influencia. Hace a mucha gente venirse arriba y cargarse de soberbia, olvidar sus orígenes, alejarse de la realidad y asumir el egocentrismo como eje de sui comportamiento. Mal rollo, conocerás a algunos, seguro.

Tarde o temprano te llegará la cura, y suele ser bastante dura de encajar, en forma de rechazo y olvido.

  1. Ley del crecimiento

Cambia y crece, desde dentro hacia fuera. Mejorar, formarse, aprender, escuchar.

El cambio se ha de producir desde dentro hacia fuera; parte de tu verdad, de tus valores y que todo lo demás sea fiel a ellos.

  1. Ley de responsabilidad

Mide las consecuencias de tus actos, en ti mismo y en los demás. Sé responsable y asume las consecuencias.

Somos reflejo de lo que sucede, somos consecuencia de nuestros actos. Estás avisado.

  1. Ley de la conexión

Estamos conectados; entre personas de círculos cercanos, y en realidad con toda la humanidad. Pequeñas aportaciones pueden generar grandes cambios en todo el mundo (el universo).

Grandes cuestiones de la humanidad han sido creadas por personas anónimas, o con nombre pero difícilmente conscientes del gran cambio que podía producir en todos los rincones del mundo. Los derechos humanos, la democracia, la libertad individual, la conciencia sobre el medio ambiente, la igualdad… Puedes ser uno de ellos.

Anímate a pensar en grande, en influir, en hacer cambiar las cosas y las personas, la forma de pensar. Piensa en grande, pero en bueno.

  1. Ley del enfoque

La palabra “foco”, una de las palabras más recurridas de los últimos años para estrategia directiva, nos habla de la necesidad de centrar nuestra acción en aquellas cuestiones que representan nuestro verdadero poder y capacidad. El multitasking, la necesidad de saber y hacer de todo un poco, nos pierde y nos hace a todos iguales, sin posibilidad de destacar, de ser más efectivos, y, por qué no, más rentables en nuestro trabajo.

Céntrate en lo que eres, y en lo que mejor sabes hacer. Te hará sentir bien y tener un impacto positivo en ti mismo, en tus acciones, y en los demás.

  1. Ley del dar y de la hospitalidad

No te vendas, no regales tus creencias. Pero comparte tu sabiduría, tus sentimientos. Sé generoso. Dar, recibir y agradecer son las tres grandes normas de la acción social, de las relaciones, del networking.

Ayuda; quien da recibe, quien no da nada, nada recibirá.

  1. Ley del karma de aquí y ahora

Vivir el presente, actuar hacia el futuro. El pasado nos ha conformado, de él debemos aprender, pero no podemos vivir de él con esa nostalgia que nos inmoviliza, nos mantiene en zona de confort y nos hace perder la perspectiva.

Si el pasado es bueno, aprende de las experiencias vividas y proyéctalas hacia el futuro. Si fue malo, no dejes que te consuma. Aprende a convivir con él sin que te hago daño y te incapacite.

  1. Ley del cambio

La historia se repite, es un dicho. Pero no creas en el determinismo. Me pasa porque me tenía que pasar. Es una forma de asumir que no eres consecuencia de tus actos.

Todo puede cambiar, las personas también. Y el cambio forma parte de todo lo que nos rodea; cosas, personas, pensamientos… puedes generar cambios o puedes adaptarte a ellos. Pero asúmelo.

  1. Ley de la paciencia y la recompensa

Las metas, los premios, pueden tardar tiempo en llegar. SI haces bien las cosas, si tienes una estrategia adecuada, meditada, y contrastada con la realidad, será más fa´cil que llegues, y que llegues pronto.

Aunque no todo depende de ti, tendrás premio si eres constante, persistente. Si tienes fe en ti mismo.

  1. Ley de la importancia e inspiración

Debes sentirme importante. Ser inspirador es una de las metas que todos deberíamos llevar sobre nuestras espaldas. No hace falta plantearte inspirar al mundo entero, aunque también podrías ¿Por qué no?

Eres importante para ti mismo, y para tu entorno próximo. Lo demás, el alcance, queda a tu criterio.

 

  • Pablo Adán, Autor de El Reto: estrategia personal para tiempos de incertidumbre (más info aquí).
  • Te puede interesar: descarga aquí los 10 principios esenciales de la marca personal: aquí
  • Leer: los 10 mandamientos de la marca personal: aquí

 

Referencias:

2 Comentarios

  1. Roberto Arancibia 13 Septiembre, 2017 at 4:22 pm #

    Dices “…buceando en nuevas fronteras que extender para el personal branding, he llegado más bien por casualidad al karma, y a sus 12 leyes.” Bueno, no es casualidad, nada es casual, es karma baby, es karma 🙂 .
    Por cierto, muy buena interpretación.

    Responder

Deja un comentario

UA-6441553-3