¡Lánzate!

Era agosto

Era agosto, caluroso y agotador.

En agosto a muchos nos da por pensar, reflexionar y asumir que vivimos en tiempos de inestabilidad e incertidumbre. Muchos, no todos, volverán en septiembre sin un escenario claro.

Septiembre, mes de inicios, que requiere esfuerzos añadidos, mes de cambios climáticos, de esperanzas y retos. De planificación.

Habrás oído muchas veces la metáfora de lanzarse sin paracaídas como algo valiente, decidido, de ir a por todas, de aprovechar las oportunidades sin pensarlo dos veces. Pero también te habrán dicho que no lo hagas.

Somos contradictorios. El refranero lo es, y nosotros también. Cuando te lo acabas creyendo todo, cuando coleccionas frases motivadoras de sabios y proverbios muchas veces la contradicción nos persigue.

  • El tren sólo pasa una vez en la vida.
  • Si no es ésta, otra será.
  • Toma decisiones, ten fe en ti mismo. Adelante
  • Reflexiona, no te precipites. Aguanta.

Yo soy más estratégico, o lo intento. Más bien medio plazo. Medito varias veces las decisiones, me tomo tiempo. Valoro pros y contras. Analizo, y…  ¡chas! La decisión asoma por sí misma. La información y el análisis te allanan la decisión más acorde. Suele funcionar.

¿Tienes un proyecto de marca personal? ¿Tienes una estrategia personal?

ya lo pensaré mañanaLas oportunidades van saliendo, y afortunadamente parece que cada vez más. Pero debemos reflexionar si éstas cumplen nuestras expectativas, y están alineadas con el futuro que hemos dibujado. Algunos le llaman tu sueño, prefiero no llegar tan lejos, ni tan abstracto.

Pero otras veces me lanzo, me trio a la piscina. Digo que sí y recurro al “ya lo pensaré mañana”.

Yo me he lanzado varias veces, sin demasiada reflexión. O bien porue no había tiempo, o bien porque te dejas llevar por el corazón y no por la razón. y la verdad es que he combinado aciertos y errores. Hay una realidad, hay momentos en que la necesidad apremia, y no nos permite valorar. Entonces es sí o sí.

También hay decisiones que no requieren una reflexión extensa y analítica. Porque si no nunca las llevarías a cabo.

Me refiero a retos personales.

Retos personales.

Creo que todos deberíamos llevar a cabo ilusiones y retos de esos que llevas tiempo soñando y no encuentras el momento, o la sobredosis de valor con una pizca de temeridad. Los que te suponen un desafío, que te ponen a prueba.

Esos retos están ahí, están en ti, pero a lo mejor no los ves. Retos que suponen de ti salir de tu zona de confort, salir mucho de ella, y volar.

Yo tenía el mío aparcado. Una pizca de miedo me hacía retrasar y buscar excusas para no llevarlo a cabo.

He volado en avión, en globo, en avioneta y en helicóptero, de abajo hacia arriba, y he aterrizado siempre, gracias a Dios. Pero nunca me había tirado desde arriba.

Nunca llegué a verlo como un placer, sino como un reto ¿seré capaz? Un reto que podría darte sensaciones diferentes, con ese punto de imprudencia, donde no hay plan B.

Así que alguien me puso sobre la mesa la oportunidad, mi mujer. Me dio ese empujón del que ya es imposible escapar. Y lo hice.

Y me lancé

Las sensaciones aún las llevo encima. Unas cosas se ven de otra manera, otras se relativizan. 210 kms por hora en caída libre durante casi 2 minutos dan mucho de sí. (aquí si te apetece ver el vídeo)

Pero la sensación buena, la final, es que lo hice, que me quedo un reto menos, y que debo pensar ya en el siguiente.

Que ponerte a prueba, y salir airoso, es una inyección de autoestima muy recomendable.

Busca tu reto, desafíate.

Lánzate.

Pablo Adán es autor de El Reto, estrategia personal para tiempos de incertidumbre” El gran libro d ela marca personal. Más info: aquí 

No comments yet.

Deja un comentario

UA-6441553-3