La palanca para mover tu mundo

la palanca para mover tu mundo

Si eres conformista, no tienes ambición, te sientes cómodo, te encuentras calentito en tu zona de confort, o simplemente piensas que has conseguido ya lo suficiente, este post no es para ti.

Y créeme que te admiro. Porque no podemos estar todo el día ambicionando, deseando, retándonos a metas mayores. Es realmente cansino, agotador, y a veces frustrante.

Personalmente no me importaría encontrarme entre este grupo de personas, pero no es mi caso. Evidentemente si lo fuera no estaría dándole a la cabeza y al teclado cada día.

En el caso de pienses que aún no has llegado a tu meta, que te la mereces, que harás todo lo posible por llegar, que la vida todavía no ha sido justa contigo, que la sociedad te debe algo, o que tienes que demostrar a muchos lo que vales… o simplemente demostrarte a ti mismo que lo puedes conseguir…. Date por aludida o aludido. Este post te lo dedico.

A estas razones se les llama palanca, y si tienes una poderosa podrás mover tu mundo.

La motivación son las ganas, la ilusión y el deseo profundo de iniciar algo. Es el resultado de saber que tengo algo que hacer, y que puedo llegar a conseguir mi éxito particular.

Cada palanca es un factor motivante, y actúa como acelerador de tu actitud en estas fases:

  1. Impulso de logro: Quiero conseguirlo. Es una primera fase donde aparecen deseos y reflexiones, pero no es suficiente. Podrían ser flor de un día, dependiendo de las circunstancias o de hechos cotidianos. Hace falta algo más.
  2. Capacidad: Puedo conseguirlo. Tengo capacidad (habilidad y/o conocimientos suficientes), o puedo adquirirla.Puedo hacerlo.
  3. Compromiso:Voy a hacer lo posible por conseguirlo. Ese compromiso es una relación física (puedes escribirlo y firmarlo, o ponértelo en la pared) y mental contigo mismo. Una vez te comprometes, no te puedes fallar.
  4. Iniciativa: Voy ya a ponerme en marcha. Ahora transformas en acción ese compromiso. Haces un plan, detectas las variables, empiezas a dar pasos, a tomar decisiones, a solucionar problemas. Evita la postergación.
  5. Y Optimismo: Lo voy a conseguir. No se trata de falsa motivación (no puedo ella) sino de acercar posibilidades a realidades. Si las fases anteriores son correctas, estás multiplicando la probabilidad de conseguirlo.

Quédate con esto último, lo demás es puro placebo y falsas esperanzas cuyos efectos pueden ser desoladores; el fracaso por haberte planteado metas imposibles, y haberte creído que sólo con desearlo podrías conseguirlo.

 

Todos sabemos que esta frase representa el entusiasmo de Arquímedes de Siracusa (287-212 aC), la figura más eminente del período alejandrino y el mayor matemático y “mecánico” de la antigüedad. Y que se hace realidad cuando la máquina por él construida funcionó a la perfección.

 

 

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-6441553-3