Prólogo El Reto

Cuando D. Pablo Adán, profesor universitario y formador, me ofreció la posibilidad de escribir unas letras que sirvieran de pórtico a su obra El Reto, percibí una mezcla de sentimientos que me embargaban. Por una parte, la sensación de que no era la voz más autorizada para presentar tamaña empresa. Por otra parte, el orgullo de haber sido destinatario de una amabilísima invitación que merecía una respuesta proporcional a la magnitud de su obra.

el-reto-portadaLa segunda vía eclipsó la primera y con gran honor me apresuro a escribir unas letras que animen al lector a adentrarse en una obra que además de “tocar la fibra” posee el valor añadido de dirigirse tanto al ámbito personal como al ámbito organizativo.

El resultado es la forja de una obra que interpela permanente el carácter del lector para dejarle poso, para dejarle huella, para que piense por sí mismo. No abunda en los convencionalismos de nuestro tiempo, no se limita a ofrecer una serie de recetas que resuelvan los problemas de un modo extrínseco sino que proporciona referencias insoslayables para saber adentrarse en unos tiempos de creciente complejidad, quizás porque muchos hemos abdicado de nuestras responsabilidades y hemos ido dejando en el camino de la vida nuestra interioridad.

La respuesta que proporciona El Reto constituye, como su propio título indica, todo un reto para marcar una impronta personal y, por tanto, intransferible, en unos tiempos que devienen crepusculares en todo lo que atañe a la dignidad humana y a la apuesta por los intangibles. En efecto, el riesgo de sucumbir a la tentación de dejarse llevar por las fuerzas atomizadoras de la sociedad es una constante que acecha en nuestro tiempo y que esta obra ataja de raíz.

En realidad, leyendo estas páginas verificamos que nos encontramos ante un cambio de paradigma que, a su vez, nos lleva a una bifurcación y consiguiente toma de posición: o bien racionalizamos nuestros procesos de toma de decisiones y nos dejamos llevar por los tópicos que de manera anónima se nos van imponiendo en nuestra sociedad o bien marcamos nosotros mismos la senda por la que queremos caminar y estrechamos un haz de relaciones interpersonales que nos permita trascender lo que se nos impone como inexorable.

El desafío es notable, pero la salvaguarda de la identidad y la marca personal bien merece una respuesta que destaque por su fundamentación y su altura de miras.

Si a lo anterior se le añade la amenidad de los giros lingüísticos que caracterizan esta obra, la multiplicidad de expresiones valorativamente fuertes que el autor maneja con soltura y la capacidad acrisolada que posee el autor de interpelar la conciencia personal nos encontramos ante una obra de lectura imprescindible para los cuadros dirigentes de organizaciones públicas, privadas y del tercer sector, y para las personas físicas individuales, que hagan del inconformismo su seña distintiva, que hagan del autoconocimiento su motivación intrínseca, que hagan del conocimiento del otro su motivación trascendente.

A todos se dirige el autor, a todos ayudará la lectura de este libro.

Ginés Marco

Decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica de Valencia

Puedes comprarlo on line o leer el capítulo 1: aquí

No comments yet.

Deja un comentario

UA-6441553-3