Sexo, Drogas y Rock And Roll. Libro Rock Marketing

sexo, drogas y rock and rollSexo, Drogas y Rock And Roll

Sexo, Drogas y Rock And Roll es otra de las bienaventuranzas del rock, el trinomio básico y fundamental de casi todo rockero, invariable con el paso del tiempo para la especie más pura, más radical.

Aunque muchas fuentes apuntan a Frank Zappa, el origen de la frase es incierto y existe mucha controversia al respecto, ya que éste, según afirmaba odiaba las drogas duras. La frase podría haberse extraído de citas tradicionales como “Wine, Woman and Song” o el “Naipes, Mujeres y Vino, mal camino”.

Los hippies de finales de los 60 ya hicieron de Sexo, Drogas y Rock And Roll su lema y su estilo de vida, durante su particular revolución de las mentalidades.

Lo cierto es que el cantante post punk inglés Ian Dury publicó un legendario single en 1977 “Sex and Drugs and Rock and Roll”, tal vez demasiado tarde para poner música a una frase que ya formaba parte del acervo cultural del rock, pero al menos ha dejado constancia musical de tan referida combinación.

Sexo

El sexo, como parte de los instintos primarios del hombre, se junta con el poder y la seducción de una superstar y lleva en parte asociada la tendencia hacia la promiscuidad. No hace falta citar casos extremos del sexo llevado al límite (Kiss, Led Zeppelin…) pero es desde luego la culminación del primitivismo del rock. Obviaremos por lo morboso del asunto los detalles al respecto que han dejado casi todos los grandes. Siempre agradecidos a las regaladas grupies.

Respecto a las drogas, representan la experimentación, la huida del mundo terrenal hacia paraísos surrealistas. A la vez que son parte de la propia inspiración para la creatividad y, también en ocasiones, para la superación del cansancio y el estrés de las grades giras.

En la actualidad sexo, drogas, y rock and roll no es más que la perífrasis de parte de una sociedad que bien podría definirse más rápidamente con la palabra plural: excesos.

Aquellas generaciones de jóvenes que tanto se divirtieron llevándo Sexo, Drogas y Rock And Roll a la práctica (y que tanto perdieron con ello) convirtieron cada uno de esos principios en pilares sobre los que asentar su forma de vida, pero nunca se olvidaron de otros valores tan importantes como la cultura o la moral.

jim morrison (the doors) sexo, drogas y rock and rollJim Morrison escenificaba masturbaciones y sus conciertos eran prohibidos en EEUU. En él se reproducía efecto de las drogas de forma indisociable de su música. Hay que recordar que los espectadores y amantes del rock entendían y vivían la música con una cierta tolerancia hacia las drogas. De hecho, muchas de ellas no estaban aún prohibidas y algunas de ellas eran lanzadas por laboratorios farmacéuticos con carácter experimental. Entre sus cobayas voluntarios estaba el propio Jim.

Decía Mick Jagger que las drogas habían terminado desbancando de su lugar al pretérito ‘sexo’ en la leyenda “sexo, drogas y rock and roll”, de manera que ahora rezaba: “drogas, sexo y rock and roll”. Jagger denunciaba así su correcto orden de importancia en el panorama de la música actual.

Las drogas eran utilizadas como aceleradoras del pensamiento y evocadoras de nuevos escenarios: como factor evolutivo del propio rock y de catarsis colectiva.

Hasta tal punto uno, que puede identificar enseguida cada década con un estilo musical concreto, si lo piensa un segundo más, sólo un segundo, también puede identificar todo ello con una droga concreta, como si se estuviese mostrando un tótem siniestro: los años 50 las anfetaminas, los años 60 el LSD, los años 70 fueron para el rock, pero también para la heroína; los años 80 son el pop y también la cocaína; los años 90 para la música electrónica, además del éxtasis y la química emergente.

Lou Reed se inyectaba heroína (o sólo lo simulaba, o no era heroína) cuando sonaba su canción Heroin, una oda al sórdido mundo de los yonkis, travestis y demás seres sociales marginados

Lejos de la gran ciudad donde un hombre no puede ser libre.

De todos los males que hay en esta ciudad y de sí mismo y aquellos a su alrededor Oh, y supongo que yo no sé

La heroína, será la muerte de mí. La heroína, que es mi esposa y es mi vida.

Porque un chute a mi vena lleva a un centro en mi cabeza. Y entonces estoy mejor que muerto.

Cuando el gran guitarrista de blues JJ Cale compuso «Cocaine«, magistralmente interpretada por Eric Clapton, lo hizo en contra de las drogas y no a favor, como comúnmente mucha gente piensa. Por su doble sentido él mismo afirmó que era inútil escribir intencionadamente una canción que vaya en contra de las drogas y esperar a que la gente capte el significado. Clapton pasó varios años en desintoxicación y donó una gran parte de sus fondos al Crossroads Centre, un centro de ayuda a la rehabilitación drogadictos.

Si quieres pasar el rato tienes que salir con ella: Cocaína. Si quieres bajar y quedarte en el suelo: Cocaína.

Ella no miente, ella no miente, ella no miente: Cocaína. Si tienes una mala noticia y quieres patear la tristeza: Cocaína.

Cuando el día amanece y quieres correr: Cocaína.

Sister Morphine, del álbum Sticky Fingers de Rolling Stones fue inicialmente fue escrita por Marianne Faithfull entonces pareja de Mick Jagger donde narra la historia de un moribundo, puede que por consumir cocaína en un hospital que sólo puede aliviar su dolor con morfina. La canción es un canto al placer de morir en esas condiciones.

Aquí me acuesto en mi cama de hospital. Dime, Hermana Morfina, ¿cuando vas a venir de nuevo?

Oh, yo no creo que pueda esperar tanto tiempo. Oh, ves que yo no soy tan fuerte. Las cosas no son lo que parecen

Por favor, Hermana Morfina convierte mis pesadillas en sueños.

Oh, no puedes ver que estoy desapareciendo rápidamente? Y que esta foto será la última

Por favor, prima cocaína, pon tus frías manos en mi cabeza.

Ah, que venga la Hermana Morfina, sería mejor que me hiciera la cama, tu sabes y yo se, que por la mañana estaré muerto.

En el mismo disco los Rolling Stones publicaron el tema Brown Sugar. La canción tomó su título de la heroína de mejor calidad y su letra escandalizó al tratar temas tabú de forma metafórica como sexo y esclavitud como traficantes de drogas, etc.

El barco de esclavos Gold Coast parte destino a los campos de algodón. Se venden en un mercado a la baja en Nueva Orleans

El viejo negrero de la cicatriz lo está pasando bien. Escúchalo azotando a las mujeres alrededor de la medianoche.

Azúcar morena ¿cómo es que sienta tan bien? Los tambores suenan, la sangre inglesa corre caliente…

Y muchas referencias más sobre Sexo, Drogas y Rock And Roll que el libro Rock Marketing profundiza en descubrir las claves de canciones como Lucy in The Sky with Diamonds (The Beatles), White Rabbit (Jefferson Airplane) o de la relación con las drogas de Elvis, Janis Joplin, Jim Morrison (The Doors) o Kurt Cobain (Nirvana), y también españoles como Antonio Flores, Enrique Urquijo o Antonio Vega, entre otros.

Todo esto y mucho más en el libro rock del año: Libro Rock Marketing (Una Historia del rock diferente)

Descárgate gratis el capítulo 1 aquí

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-6441553-3