Tengo 45 años, me he quedado sin empleo

Publicado en soymimarca.com

Es una historia tan cruda como real. En los dos últimos años he recibido decenas de mensajes con este comienzo o algo muy similar. El perfil se repite, es el típico de un trabajo de personal branding, el que desearíamos no tener nunca.

Es muy español el hecho de recordar a nuestra Santa Bárbara cuando ya empezó la tempestad. Al menos tenemos alguien a quien encomendarnos, cuando no a quien echar la culpa de tan tormentosa situación.

Sea o no un hecho habitual, es lo de menos, lo que sí es cierto es que nunca es tarde si la dicha es buena. Así que cuanto antes tenemos que intentar poner en remedio ese mal que pensábamos que nunca nos iba a tocar y hoy puede estar más cerca de lo que nunca habíamos imaginado.

Analicemos la situación y vayamos preparando respuestas a las siguientes preguntas:

  1. Quién soy en estos momentos
  2. A qué he dedicado mi vida personal y profesional en los últimos años?
  3. Qué percibe mi mercado sobre mí
  4. Qué decisiones importantes he tomado en los últimos años
  5. Estoy preparado para los tiempos difíciles?

1. ¿Quién soy en estos momentos?

No cometas el error de prejuzgar que sabes de antemano la respuesta, porque en la mayoría de los casos no es así. Lo que soy, el papel que desempeño, la coincidencia real con mis deseos y mis aspiraciones anteriores.

De ésta viene una pregunta derivada: ¿que quiero ser? Retomar mis aspiraciones ¿en qué momento de mi vida pasé de ser un soñador a establecer mi tienda de campaña en la zona de confort? Esa zona calentita, ese refugio de bienestar y calor que a veces se transforma en una trampa que anestesia mis ilusiones y que prioriza lo racional frente a lo emocional.

Algunos lo llaman madurez, yo prefiero llamarlo comodidad.

2. ¿ A qué he dedicado mi vida personal y profesional en los últimos años?

Es muy posible que hayamos estado muy centrados en nuestra vida profesional pero de una manera interna a la empresa. Pensábamos que un trabajo era para toda la vida, o quizás que después de un trabajo venía otro. Pero eso era antes.

El desempleo se ha convertido en un monstruo de voracidad desmedida, que ha salido a buscar alimento fuera de su territorio clásico.

Aquellos que han diseñado su vida en un espacio empresa-casa son auténticos desconocidos para el mundo del desempleo. Tampoco caigamos en la trampa de pensar que las redes sociales nos comunican con el mundo y ellas nos sacarán de esta situación: falso.

¿Has investigado tendencias? ¿Has escrito algo? ¿Has buscado oportunidades? ¿Te has relacionado? ¿Has hecho algo que te dirija hacia el futuro?

3. ¿Qué percibe el mercado sobre mí?

Por si no estabas totalmente convencido estás inmerso en un mercado. Un mercado de relaciones sectoriales y personales, en el que se enmarca tu puesto de trabajo. Éste no está rodeado de cuatro paredes, sino de personas, y además no tiene fronteras. Ese mercado está diseñado para dar cabida a todos pero

Sólo si el mercado te conoce, te percibe; si has conseguido darte a conocer y posicionar tu persona, tu mensaje y tu valor.

Reflexiona si eres respetado y percibido por algo más que por tu puesto de trabajo y por lo que pone en tu tarjeta de visita. Esos recursos te dan valor hoy, pero mañana podrán no servirte de nada.

He sido, he estado, he dirigido, he hecho… ¿crees que eso valdrá de algo en el mundo que viene? Un mundo en el que centenares de profesionales vagarán confiando en que un pasado les avale una oportunidad. Más vale que tengamos la mente y la actitud en el presente y el futuro, en conocer lo que viene y en cómo afrontarlo.

4. ¿Qué decisiones importantes he tomado en los últimos años?

Puedo ser duro mirar atrás y asumir que nos hemos equivocado, que hemos tomado la decisión errónea.

No acerté con la inversión, me decidí por la empresa equivocada, me aferré al área de la empresa que no tenía futuro, no me preparé para ser el mejor. Repasa tus decisiones, asúmelas y deja de lamentarte por lo que no hiciste; ahora nada va a poder cambiar aquello.

Si fuiste valiente de tomar decisiones, y las pudiste tomar de forma libre, considérate un valiente, nunca un fracasado. Aprende de ellas, disfruta del momento de libertad que hizo tomarlas. Y sobre todo piensa que es tiempo de hombres libres y valientes. Tienes ya mucho camino andado.

5. ¿Estoy preparado para los tiempos difíciles?

No son buenos tiempos para confiar en un futuro de comodidad y equilibrio. Si estás en una situación estable te puedes considerar un afortunado, o un ingenuo.

De la capacidad que tengamos para asumir riesgos, nuevos retos, de ese espíritu de aventura que más allá de la edad que tengamos.

Ciudadanos del mundo, esto ha cambiado. Dichosos aquellos que anheláis el espíritu aventurero y sois capaces de salir a conquistar nuevos horizontes. Las llanuras han sido arrasadas por los vientos, los pastos se han secado, los árboles ya no dan frutos. Hay que salir a cazar… otra vez.

No es fácil, tenemos que asumirlo, lo que viene no va a pasar de largo. Todo está cambiando, y aún queda mucho por cambiar. Tal vez cinco o tal vez diez años harán falta para que volvamos a oler de nuevo el aroma del confort. Hasta entonces debemos activar en nosotros un espíritu de sacrificio y un estado anímico, tal vez lo más difícil, para afrontar los nuevos. Probablemente todos no lo conseguirán. En realidad es posible que tampoco haya sitio para todos.

¿Has reflexionado ya?

 ¿Has dado ya respuestas a todo? ¿sabes cómo hacerlo? Acabas de descubrir el personal branding y lo que una marca personal puede hacer por ti.

  • no depender de las circunstancias
  • tomar las riendas de tu propia vida
  • definir el objetivo de tu vida personal y profesional,
  • trazar hacia ese objetivo un camino donde tú serás el mejor compañero de viaje.

Tener una marca personal coherente y resistente te hará afrontar los nuevos tiempos con serenidad y fortaleza.

Es posible que si la tienes puedas esquivar muchos de los problemas que están sufriendo o van a sufrir las personas que te rodean: tus compañeros, tus familiares, tus amigos.

Nunca es tarde para empezar, pero el tiempo se acaba ¿recuerdas? Has pasado la cuarentena y de ti depende lo que al respecto piensen los demás:

“Tiene unos cuarenta años, mucha experiencia, una mentalidad abierta y emprendedora y las ideas muy claras. Podemos aprender mucho con él, tiene mucho que aportarnos. Es genial poder contar con él”.

ó

“Tiene más de cuarenta años, lleva toda la vida haciendo lo mismo, no tiene ahora nada que aportarnos. Es una pena”.

Si lees el libro El Marketing Personal me Salvó la Vida te ayudará a entenderlo mejor

De ti depende. No te duermas

4 Comentarios

  1. Rita Tonelli (@ritatonecoach) 11 febrero, 2012 at 4:43 pm #

    ¡Grande! ¡Excelente análisis! Claro y motivador! Como Coach te aporto que esta forma de actuar es básica en la transformación que el Coaching Ontológico puede proveer y la denominamos “Actuar y contar lo que hay, y no lo que falta.” Si necesitan mas información sobre lo que se puede lograr con el Coaching Ontológico, cuenten conmigo. Es mi misión en la vida. ¡Maravillosa esta ponencia!

    Responder

    • Pablo Adán 11 febrero, 2012 at 5:58 pm #

      Gracias Rita por tus comentarios.

      Responder

  2. Luis Tapia (@luistapia_pmc) 11 febrero, 2012 at 4:54 pm #

    Tengo 46 años y no estoy en paro, fundamentalmente porque “en vez de buscar trabajo, llevo mas de 13 años buscando clientes”, y esto hasta ahora no me ha ido mal. Aunque suene un poco brusco, con esto quiero decir que tiene que existir un cambio de actitud en las personas en relación con el concepto que se tiene del trabajo.
    Os invito a que leáis este articulo: Reforma laboral, nuevo concepto del trabajo y marca personal YO 2.0
    Espero que esto también pueda ayudar a quienes buscan una nueva orientación profesional. Y por supuesto suscribo todo lo aportado por Pablo en su artículo.
    Un saludo,
    Luis Tapia
    ESIMAD-Escuela Interactiva de Marketing Digital

    Responder

    • Pablo Adán 11 febrero, 2012 at 5:59 pm #

      Gracias por tu aporte Luis. Excelente artículo recomiendas !!

      Responder

Deja un comentario