Historia Del Lenguaje (1): Así Empezó Todo

El habla

Decimos que el habla, aire transformado en ondas sonoras, y su aparición, desarrollo, y el propio uso que hacemos de ella, esconde los secretos de algo tan complejo, y cada vez más conocido, como el cerebro humano.

Hace millones de años el hombre primitivo dio un gran paso evolutivo al pasar de proferir gritos hacia la construcción del lenguaje, la comunicación verbal.

Esta nueva capacidad le permitió evolucionar a un ritmo mucho más rápido y eficaz que el resto de los seres vivos, El ser humano  adoptó entonces una cualidad única del resto de los animales: el lenguaje.

El tamaño

Según últimas investigaciones que nos aporta Eduardo Punset en su interesantísimo libro ¿Por qué somos como somos? , y de cuyas muchas aportaciones nos hacemos eco en este artículo, el  tamaño del cerebro no está relacionado directamente con el sexo (toda una tranquilidad para muchos). Pero sí en cambio con el hecho de ser primates (unos más que otros) y del complicado estilo de vida que llevamos, que hemos creado nosotros, en el que a veces nos sentimos atrapados.

Las sociedades modernas, fruto de nuestra evolución y desarrollo -para lo bueno y para lo malo- necesitan cada vez de nuevas capacidades de relación interpersonal y de comunicación. Y cada vez mejores y más desarrollas, más complicadas.

Y para ello necesitamos un cerebro mayor. Pero,

¿Cómo hemos llegado a este punto, en el que parece que necesitas forzar nuestro cerebro para mejor nuestra comunicación?

Venimos de los reptiles

Suena muy peliculero pero así es. Hace 200 millones de años sólo había reptiles. Primero muy pequeños y descendientes de los prehistóricos anfibios, y luego grandes hasta donde ya os imagináis. En ese momento no necesitaron un cerebro tan grande, pero llegó el momento de la invasión del nuevo medio, el terrestre.

Salieron del agua y ante los peligros que ofrecía el nuevo medio, cambios climáticos, tormentas, vegetación, competencia,… tuvieron que desarrollar otras habilidades para sobrevivir; la visión, el olfato y el oído.

Con el paso de los años (de millones de ellos hasta hace 65), y para desgracia de los reptiles, del cielo cayó un meteorito que acabó con su vida dominante. Quedaron muy pocos de ellos, y en ese nuevo escenario otro tipo de animales conquistó el reinado terrestre: los mamíferos, rama descendiente de los reptiles originarios.

Mamíferos y cerebro

Una de las líneas evolutivas de los mamíferos fueron los primates. Ellos ya poseían el mayor cerebro de todos los mamíferos.

Ene este punto volvemos a hablar de la importancia del tamaño (del cerebro). La vinculación entre tamaño, inteligencia y capacidad del lenguaje no es absoluta. Esto significa que los grandes cerebros de la naturaleza, el elefante en tierra y el cachalote en el mar, no gozan de ventaja sobre el cerebro humano, ya que lo que manda es la relación masa corporal y masa cerebral. Y ahí el hombre, los primates, no tienen competencia.

Sin embargo, un animal guarda de entre todos una relación similar al hombre en cuanto a cerebro y masa corporal: el simpático delfín. ¿Y de dónde vienen los delfines?

Hace 55 millones un animal parecido a un lobo vivía en las riberas marinas y se alimentaba de animales acuáticos que las poblaban. Se llamaba Mesonyx. Con una rápida transformación en términos  evolutivos, fue integrándose en el medio marino para cazar cada vez más lejos y profundo, cambiando sus patas por aetas y desarrollando una capacidad para respirar bajo el agua. Por alucinante que parezca esto no tiene duda (ver video de National Geographic al respecto). Allí no tenía competencia.

Y en unos 25 millones de años, ya teníamos un nuevo animalito, el delfín.

Si observáis cómo corre un cuadrúpedo podréis daros cuenta de cómo se mueven los mamíferos acuáticos como la nutria, el delfín, o la ballena; aleteando de arriba abajo, en vez de lado como los peces, o los tiburones por ejemplo.

Como el agua transmite las ondas sonoras los delfines, que ya tenían como mamíferos terrestres un cerebro evolucionado, desarrollaron un 6º sentido ultrasónico. Mientras el cerebro humano sólo es capaz de captar entre 20 y 30 señales sonoras por segundo, el delfín puede distinguir hasta 700. Impresionante. Proporciones similares, grandes cualidades para el lenguaje.

Pero volvemos a tierra, que es lo que nos interesa. ¿qué fue de nuestros antepasados los primates?

Para leer la 2ªParte: aquí

2 Comentarios

  1. Álvaro Valladares 13 febrero, 2011 at 7:20 pm #

    Muy interesante, como la conferencia que impartisteis el otro día. Un abrazo.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Historia Del Lenguaje (1): Así Empezó Todo « Liderazgo, Marca Personal y Comunicación -- Topsy.com - 13 febrero, 2011

    […] This post was mentioned on Twitter by soymimarca, Pablo Adán Micó. Pablo Adán Micó said: Historia Del Lenguaje (1): Así Empezó Todo http://wp.me/p13i8F-89 […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-6441553-3