Libertad VCF. LIM Go Home

lim go home

Cuestión de emociones

No hay que esconder las emociones, hay que dejar que fluyan. Y si están enraizadas en tu historia, forman parte de tu vida, la de tu familia, la de tus amigos, y mantienen tu fe y tu ilusión en algo, cuéntalas.

El fútbol es una de las aficiones que traspasan el entretenimiento y se convierten en parte del ser de cada uno. Es la diferencia entre hablar de fútbol, ver el fútbol, ir al fútbol, o vivirlo.

En mi caso no puedo evitarlo; lo vivo, y no voy a justificarme o a pedir perdón por ello. No entiendo mi vida sin él. Puede sonarte extraño, pero si así ocurre con los futboleros, los pasionales, y tenemos una frase que termina con este posible escepticismo con el que me lees: “solo entiende mi locura quien comparte mi pasión”. Intenta entenderlo.

Mis recuerdos, mi historia

Mis primeros recuerdos del fútbol son de goles de Kempes en la grada del entonces Luis Casanova junto a mi padre. Años después saltando la valla para entrar en el campo por un hueco cerca de las taquillas- Al poco ya spocio, gracias a la subvención anual de mi abuela Pepa, que le recordaba mi afición a la mi abuelo Gonzalo, afín al puro y al cognac de la tribuna valencianista mientras vivió.

De ahí a la grada de animación juvenil del fondo norte, entre el humo de la pólvora, las banderas y la pasión descontrolada. Los autobuses en desplazamientos con Gol Gran y, en los últimos años, en la pasión de la Curva Nord, hasta que la directiva vió en ella un peligro y decidió acabar de forma radical con los mayores de 30 años: miedo a la crítica, silenciar a la afición más comprometida.

Pero no es mi historia la que importa, pues solo soy uno más de las decenas de miles de almas tan pasionales como la mía, con sus propias historias que hoy, tras sufrir más de un año sin poder ver a su equipo en directo, están movilizadas, por fin.

Propietario: Meriton Holdings

La llegada de Meriton y Peter Lim a Valencia hace siete años significó varias cosas, y muchas de ellas encontradas entre ilusiones y miedos. Por un lado el fracaso de la gestión valenciana del club, por otro lado la culminación del llamado futbol moderno, que no significa otra cosas que la compra de clubs por inversores extranjeros, muchas veces ajenos al fútbol y su pasión, y siempre centrados en el futbol negocio (traspasos de jugadores, inversiones paralelas, valores inmobliarios…).

Es difícil resistir este impacto, pues muchas veces no existe alternativa; o esto o la runina, y la ruina puede conllevar la desaparición. Muchos, al menos algunos, nos resistimos a esta llegada entre los aplausos de la mayoría de prensa y afición. Hoy el triempo nos da la razón a aquellos raros de la pancarta frente al hotel Valencia Plaza y las reuniones en la plaza de la afición. Eso ya es también historia.

Esto no es una empresa

Pero un club de fútbol no es una empresa normal, ni se puede gestionar como tal. Es un club que pertenece a sus aficionados, a su ciudad. Es el escudo, la historia, las vivencias, las pasiones. Gobernar sin tenerlo en cuenta, es una torpeza, una afrenta, una ofensa para los que estuvieron, los que estamos y los que estarán. La cultura de club es intocable, no se puede ignorar o cambiar, y mucho menos silenciar.

Meriton Holdings, Peter Lim, y el infame e Anil Murthy se están cargando todos los pilares del Valencia Club de Fútbol: incumplir las promesas, tomar decisiones técnicas y deportivas de consecuencias desastrosas, liquidar a los críticos, amordazar a la prensa y, lo peor, hacer callar a la afición. El filial en quinta división, el equipo femenino sin rumbo y el primer equipo rozando la segunda división tras unas decisiones incomprensibles. No hay plan, no hay futuro.

Ya no es cuestión de estar de acuerdo o en desacuerdo con su gestión, es cuestión de superviviencai y futuro. Es borrar el pasado, aniquilizar el sentimiento y amordazar la esperanza.

Libertad y esperanza

Frente a la deriva trágica de un club, y la resistencia del sentimiento, nace Libertad VCF con la idea de agrupar acciones y fiscalizar las tropelías financieras del club en una primera instancia, y hacer un club de todos, abierto y social, en segunda instancia.

Este sábado hay convocada una marcha de protesta que es más que eso, es una propuesta colectiva por el futuro del sentimiento. El propio Kempes, el mítico jugador que inició conmigo esta historia viva, siempre comprometido con el club y su afición, y también muchos ex futbolistas como Subirats, Botubot o Wilmar Cabrera, animan a que vayamos.

Muchos periodistas (unos pocos desde el principios, el resto más recientemente) han cam,biado sui línea ediitorial dedes el apoyo inicial a LIM y la connivencia o el silecio posterior, hasta la crítica actrual. Era cuestión de tiempo.

 Y yo allí estaré, cómo no.

Si no lo entiendes, sabré comprenderlo. Sólo inténtalo.

Pablo Adán; socio del Valencia desde 1981

Convocan: Libertad VCF, Curva Nord, Ultimes Vesprades a Mestalla, Viachers, VCF Sud, It must be love, Ciberche, Che Collons de Sueca, Penya 18 de març de Madrid, Campanar, Puçol, ‘Lo Rat Penat’ de Barcelona, Espíritu del 86 y otros colectivos valencianistas. Es cosa de todos.

Censa tus acciones en Libertad VCF aquí

Más info de la convocatoria.

¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 1 Promedio: 5)
No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

UA-6441553-3