Liderazgo femenino. Dificultades y retos.

Captura de pantalla 2019-10-13 a las 20.30.52

Debate sobre la situación de la mujer en la empresa.

Aunque ha pasado ya un tiempo, más vale tarde que nunca para cumplir los compromisos. Y este era uno de ellos; liderazgo femenino.

Tras 180 horas de formación con 3 grupos de mujeres, el programa de desarrollo de habilidades y liderazgo femenino promovido por el Ayuntamiento de Valencia desde la Agencia de Ocupación Valencia Activa, ha sido una de mis grandes experiencias de los últimos años.

La primera sorpresa al comenzar fue: ¿Qué hace un hombre impartiendo un curso de liderazgo femenino?

Era lo que se preguntaban los primeros días las mujeres inscritas en el programa. Y yo, con paciencia y cierta resignación, les decía “eso lo valoraremos el último día”, y así fue. Aunque no es relevante, para ellas fue contraponer las diferentes visiones, hombre y mujer, de convivencia y empatía que se dan cada día en la empresa. Y para mí un aprendizaje.

En la última sesión propusimos un debate abierto y sincero en 2 ámbitos:

  1. La situación general de la mujer en la empresa: dificultades y limitaciones.
  2. Cualidades positivas de la mujer para el liderazgo y la gestión de personas.

Nos comprometimos a publicar las conclusiones del debate, y dar a conocerlas a la sociedad y a la empresa, y si es posible ayudar y dar voz a la situación, colaborando en una de las cuentas pendientes del mundo laboral: la igualdad que nunca llega.

Y estas conclusiones es lo que a continuación transcribo, de su parte. No soy quién para cuestionar, dirigir o concluir estas afirmaciones, pero sí para comprometerme y darles voz, porque creo que lo necesitamos todos, y ellas mucho más.

Estas fueron las conclusiones.

La situación general del liderazgo femenino: dificultades y limitaciones.

Estas fueron las principales reflexiones acordadas como colectivas acerca de las dificultades y limitaciones del liderazgo femenino actualmente:

  • Conciliación vida laboral y familiar. No real pero sí percibida, lo que genera reacciones y decisiones injustas.
  • Pocas mujeres directivas. Si hubiera más favorecerías a potras mujeres lo que normalizaría la situación.
  • Más exigencia externa, lo que provoca mayor auto exigencia en la mujer. Esta auto exigencia llega a suponer un mayor esfuerzo que provoca mayor estrés y cansancio.
  • Rol social asignado complicado de superar; estereotipos no reales y bajas expectativas. El ideal femenino percibido por el hombre dista mucho de lo real.
  • Rasgos patriarcales en la gestión de las empresas y en la mentalidad directiva.
  • El prestigio masculino siempre se poner por encima del prestigio femenino, aunque sea en igualdad.
  • Se les considera más emocionales y menos racionales, lo que perjudica la valoración de parte de su talento.
  • Muchas mujeres renuncian a mayores cotas de responsabilidad, ya que más responsabilidad no implica en la mayoría de los casos mayor salario para ellas.
  • La situación actual provoca una baja autoestima en lo personal, pero mantiene intacta la profesional.

“Y a pesar de todo queremos y exigimos igualdad de salarios y de oportunidades”.

Cualidades del liderazgo femenino

Frente a esta situación (dificultades y limitaciones de la mujer en el entorno laboral), el liderazgo femenino destaca una serie de habilidad blandas, o soft skills, que refrendan la capacidad del liderazgo.

Estas son:

  • Capacidad comunicativa; expresión, escucha y asertividad.
  • Empatía, como una de las claves en la gestión de personas.
  • Resolución de conflictos
  • Organización y planificación.
  • Eficiencia en la gestión, capacidad de gestión de los recursos.
  • Profesionalidad, compromiso con la gestión del conocimiento y el aprendizaje.
  • Respeto a los subordinados y a los compañeros, de ambos sexos.
  • Flexibilidad y adaptación.
  • Seguimiento e implicación con el plan de objetivos.
  • Capacidad en la gestión multitarea.
  • Superación de fracasos y circunstancias traumáticas: resiliencia.
  • Proactividad e iniciativa. Orientación a la tarea.
  • Intuición.

Retos de la mujer en el entorno laboral.

Analizadas tanto las limitaciones y dificultades del liderazgo femenino, la situación de la mujer en el entorno laboral requiere un compromiso personal y colectivo, a lo que dieron forma con los siguientes retos:

  • Continua formación y reciclaje. Tanto por el desarrollo como la justificación a los demás.
  • Fortalecer la seguridad en sí misma, desarrollar la autoestima frente al entorno.
  • Asumir responsabilidades individuales, “depende de cada una de nosotras”.
  • Tomar conciencia personal y colectiva de dónde estamos y dónde queremos llegar.
  • Apoyo en colectivos femeninos del mundo empresarial.
  • Ser visibles y convertirse en referentes; apoyarse y dar relevancia a mujeres que sean ejemplo.
  • Perder el miedo a reivindicarse; igualdad salarial, respeto, conciliación.

Y aquí acaba esta exposición. No he pretendido dar opiniones personales que puedan distorsionar la textualidad de las palabras y conclusiones.

Sólo, como he dicho al principio, cumplir mi compromiso, dar voz y ayudar a tomar conciencia del largo camino que aún nos queda.

Ah, y por cierto gracias de nuevo por vuestras aportaciones y experiencias sobre liderazgo negativo en el libro SOS Tengo Un Jefe Tóxico.

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-6441553-3