Marca personal y empresa: la otra verdad (Vladimir Estrada)

vladimir estrada 2

Ando yo en plena revolución interna, entre mis propias contradicciones, cuando Vladimir Estrada me pide prólogo a su libro “Marca personal y empresa: la otra verdad”. Y fruto de esa sopa de contradicciones, me adelanto a dar un sí, porque no sé decir que no, aunque debería hacerlo alguna vez en esta vida.

Vladimir Estrada entró como un torbellino entre la tribu de la marca personal desde la República Dominicana, y ha ayudado en gran medida a coordinar las voces que desde varios países del entorno ayudaban a cantarle al mundo las virtudes del personal branding y su utilidad en el desarrollo personal.

Es una persona del mundo de la educación. Sus más de 26 años no han transcurrido improductivos, qué va. Más bien lo contrario, como seguro que muchos lectores ya sabrán.

Cada uno lo hace como puede, o como sabe. Pero Vladimir busca la mejor forma de hacerlo; aprender, trabajar, y llegar cuanto más lejos mejor, cuanto más fuerte mejor.

Si somos marca, aunque no hagamos nada, mejor hacerlo pues.

Traspasar la frontera

Pero no quiero caer en alabanzas a su persona, que él tampoco pretende, sino a las páginas que a ambos nos han traído hasta aquí. Y es que el personal branding y sus profesionales seguimos empeñados en traspasar una frontera que parece resistirse: la empresa, la organización.

Vladimir Estrada tiene aquí un objetivo claro, y no es escribir por escribir. Trata desde este libro, y doy fe que lo consigue, de proponer un enfoque alternativo sobre la verdadera dimensión de la marca personal y su gestión en las organizaciones, así como acerca del verdadero rol que corresponde a la gerencia y a la gestión de personas en este vital tema, y qué tan cerca o lejos están de ejercerlo con efectividad.

Esta obra quiere contribuir a transformar la visión del personal branding intraorganizacional y de su verdadero significado como motor del desarrollo, la competitividad y el posicionamiento organizacional, con base en el rol de tres estamentos clave: el liderazgo gerencial, la gestión de personas, y el propio equipo humano que es cada organización.

Busca el punto de lógica y sentido real, como un científico a través de validaciones, pruebas y errores. Nadando entre hechos y dichos. Así es él, y así es este libro.

Desde la Identidad hasta la comunicación, la marca personal ha pasado por muchos caminos. Ha evolucionado, y en cierto modo, ha superado su ámbito de actuación.

Traspasa las fronteras de la marca personal para el desarrollo personal, la búsqueda de empleo o el posicionamiento profesional, para llevarlo hasta el centro mismo de la organización.

El libro de Vladimir Estrada no es un grito, no es una llamada, es una invitación a la reflexión para el cambio de criterios.

Sin complejos

A veces tengo la sensación de que el personal branding nació lleno de complejos, con miedo, que le costaba superar la fe de las personas que escuchaban el mensaje. No es una teoría ni un recurso de motivación, no es una ciencia, no es una doctrina ni una secta. No es un placebo ni una obligación. Es una forma de ser y de comportarse porque, no lo olvides, todos dejamos marca, aunque sea de forma pasiva o inconsciente.

El acierto del e-book para poner desde su visión personal puntos y comas en el mundo conceptual del personal branding. Sin complejos.

Dejar de hablar siempre de lo mismo, de diferentes formas

Porque Vladimir Estrada no ha traído otra vez lo mismo de siempre, no vuelve a los interminables círculos de hablar de lo mismo de diferentes formas. Así no se avanza, aunque algunos se sientan cómodos en ese rol. No es el suyo y tampoco el mío. Quizás por eso me pide este prólogo.

“MARCA PERSONAL YEMPRESA: LA OTRA VERDAD. Liderazgo gerencial, “RRHH” y equipo humano: tres espacios marcados por el branding personal, que generalmente ignoran que lo están”. Y vaya si lo están.

Vladimir Estrada

Nos abre con orden y sentido la necesaria aceptación del mundo de la empresa a una nueva visión de las personas que, seguramente, choca de frente con una cultura basada en la gestión de recursos, hasta de personas, pero enfocada al rendimiento a corto plazo.

“El peso protector de las sombrillas corporativas es todavía muy grande en relación con la necesidad de libertad relativa o absoluta de muchos trabajadores. Las organizaciones SON las personas que las integran -todo lo demás, aunque importante, es accesorio-, y DEPENDEN absolutamente de esas personas para obtener resultados”.

Vladimir Estrada

Lo dice literalmente. Todos lo sabemos, algunos lo entienden, pero muy pocos lo aplican. Y ya es hora de cambiar.

La definición de empresa me asusta

De acuerdo con el Derecho Internacional, la empresa es el conjunto de capital, administración y trabajo dedicados a satisfacer una necesidad en el mercado. Esta definición asusta. Es cierto que hay otras más amables, pero nos da claridad sobre su sentido y su misión.

Hay empresas y empresas: las que orientan al mercado relaciones, y las que orientan productos. En la primera las personas lo son todo, pero incluso entre las segundas la marca personal será necesaria, al menos a nivel interno.

La marca, la organización, sigue manteniéndose al frente de la comunicación como un elefante incapaz de girar, como un burro al frente de un carro sin posibilidad de ver más allá de los metros inmediatos del camino. Es el pasado que pervive en el presente… y se resiste a ser futuro, que además será digital.

Y el libro aborda precisamente ese escenario, despejando el camino, facilitando el mapa y detallando los beneficios del nuevo camino.

“El talento se ha convertido en un elemento diferenciador para las empresas y clave para el éxito de sus negocios, por tanto, los líderes y directivos de RRHH necesitan adoptar una fuerte mentalidad estratégica de cara a captar, retener y desarrollar a los mejores profesionales.”

Vladimir Estrada

Entre la competencia personal y las competencias profesionales, el campo de batalla del talento está servido.

El papel del liderazgo gerencial

No olvidemos el papel del liderazgo gerencial, “el líder debe generar resultados”, y cada cual emplea sus recursos para hacerlo. En este nuevo campo de batalla el gran reto del liderazgo es la transformación de su propio sentido y las formas de obtener esos resultados.

Es el enfrentamiento del liderazgo negativo frente al liderazgo positivo.

¿Para qué sirve atraer el talento si luego no se busca la implicación y el alineamiento de valores con la organización? ¿Y si nos dejamos la proyección del talento desde lo personal? Pues que llega el drama de la fuga de talento.

” … NI los gerentes y técnicos del área que todavía se llama RRHH, tienen realmente claro de qué se trata el tema del personal branding intraorganizacional, ni su enorme importancia para el desarrollo del branding corporativo…. Porque como es bien sabido, no podemos elegir si somos o no somos marcas personales, pero sí qué marca personal queremos ser, y gestionarla para conseguirlo; y esa realidad también se manifiesta en los empleados y los gerentes de las organizaciones.”

Vladimir Estrada

Humanizar lo que ya es humano

Esa es la idea. Humanizar lo que ya es humano, hacia dentro (brand in) y hacia fuera (brand out). Es una siembra que un día germinará. Ese nuevo responsable o ese nuevo líder que un día lo encontrará, lo entenderá y descubrirá cuál es el camino del éxito organizativo.

Este libro quiere motivar hacia la reflexión y desde ahí la transformación del pensamiento, la acción en algunas personas, y que esas algunas puedan a su vez influir en otras, y así sucesivamente.

Y me sumo gustoso al noble objetivo de provocar reflexión y cambio.

Porque hay otra realidad, la hay.

Gracias por tu aportación al cambio, Vladimir.

Acceso al ebook gratuito

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

UA-6441553-3