Surf marketing

Marketing y surf. Olas y tablas.

El lenguaje de las olas se ha instalado, desgraciadamente. Cada vez que escuchamos hablar de nueva ola suena a algo malo. Ya vamos camino de la cuarta, dicen. Y esta parece que tiene aspecto hooligan.

Nueva Ola

Si miramos atrás el concepto Nueva Ola (New Wave) fue una concepción del rock, en la era de la modernidad, que dotaba a la música de un nuevo sonido y un nuevo ambiente. Lo explicaba con maestría Miguel Ríos en la letra de su canción de 1980

“El dios del rock está cansado y un futuro electrizado no le para de empujar.

Y le empuja fuertemente con el cuerpo, con la mente, sin dejarse rechazar.

El neón de color rosa se hace cargo de las cosas…”

Miguel Ríos, Nueva Ola (1980)

Fue un aviso de la gran tendencia musical que amenazaba al rock tradicional, del cambio que llegó con fuerza y todo lo cambió.

Lo mejor de las tendencias es que las más de las veces duran sólo una ola, pero si eres capaz de subirte y surfearla puedes sacarle partido. Y de ahí a la siguiente.

No importa lo que duren, importa lo que somos capaces de aprovecharlas, al fin y al cabo, vivimos la era de lo eventual. Las cosas pasan rápido, no sabes cuál será la siguiente, y mucho menos si lo pasado volverá.

Movilidad y adaptabilidad

El surf parece fácil, pero precisa, además de técnica y tabla, de capacidad de decisión (qué ola escojo) y agilidad (saber cogerla para disfrutarla). Ambas opciones representan dos cualidades que suelen ser escasas en los responsables de marketing de grandes empresas.

Son ejercicios más fáciles en pequeños proyectos donde la cabeza de marketing y la dirección de la compañía sintonizan el mismo canal.

Las pymes, sobre todo las pequeñas, tienen una evidente ventaja competitiva; la movilidad, la adaptabilidad, la gestión del cambio. El surf marketing está hecho para ellas.

Surf y marketing

Soy de los que piensan (insisten, más bien) es que el marketing el área del negocio que con más claridad influye en la estrategia corporativa. Si hay mercado, habrá producto y habrá negocio. Y habrá un cliente con una necesidad satisfecha.

De ahí la importancia en detectar oportunidades, de captar tendencias, de buscar nuevas olas.

Y para eso en la empresa debe existir siempre un aire fresco que sepa interpretar el mercado, proponer nuevas ideas, y llevarlas a cabo. Surf marketing: técnica y agilidad.

¿Y si no hay olas?

Que el mercado es cambiante es una realidad, y cada vez es más cambiante, también. Y esto implica incertidumbre.

Si tu mar parece tranquilo, si no hay movimiento, si no encuentras olas, busca otros mares. La estabilidad es un error, una anomalía. Algo falla.

Tras un mar tranquilo, seguro llegará la tormenta. Tarde o temprano llegará, pero no puedes quedarte quito esperando. Igual se te hace tarde.

Prepara las tablas

Si la agilidad es un valor estratégico, que en mi opinión adquiere más valor que nunca ante esta incertidumbre, significa que la ligereza es una ventaja. Las pequeñas empresas surfean mejor.

Si la empresa es grande, si más parece un Titanic, incapaz de moverse ante el oleaje, lento para buscar nuevos mares, entonces hay un problema. Y como casi todo problema, hay una solución.

Saca a la tripulación del barco y ponla en tablas, trabaja grupos departamentales, y vincula después círculos entre departamentos para buscar nuevas formas de responder, más ágiles, más novedosas, de análisis de situaciones y de propuesta de acciones.

Encontrarás nuevas olas para surfear. Así es el Surf Marketing, así es la creatividad.

Ver Nueva Ola en Youtube (Miguel Ríos)

¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 7 Promedio: 4.4)
No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

UA-6441553-3