Obedece, calla, cumple

mis conversaciones con krizn

Danos tu sumisión y te daremos todo lo que pides.

Adiós a los referentes morales

Nietzsche puso la religión en duda “Dios ha muerto porque lo hemos matado”. Se perderían así los valores morales de la religión y el sometimiento del hombre a ellas. Nuestro destino es nuestro y no de Dios; seríamos libres, pero habría un vacío en la existencia humana.

Para él la vida es puro sufrimiento y ansiedad por la permanente insatisfacción. El deber es reemplazado por el deseo, donde la cultura basada en el sacrificio del deber ha muerto. Ya no tienes deberes con la sociedad, solo responsabilidades que quedan sujetas a tu propio juicio y conveniencia.

Se decía que entrábamos en la era posmoderna. El estallido de lo social, la disolución de lo político: el individuo es el rey y maneja su existencia a la carta.

La realidad es que estamos ahora más que nunca en tiempos alejados de la rebelión y el disentimiento característicos de los años de cambio y expansión. Hay nuevas actitudes: apatía, indiferencia, deserción, el principio de seducción sustituyendo al principio de convicción. La posmodernidad cuestiona patrones, y tantos patrones cuestionados la lleva a descentrarse, y por lo tanto a aburrir.

Estamos ante una nueva organización de la personalidad: narcisismo, egocentrismo, nuevas modalidades de la relación social. Y en medio de todo esto la política, que todo lo controla, nos empuja, por medio de sus fieles militantes, a que las personas normales nos alejemos de la crítica y el pensamiento. Les conviene.

Obedecer, callar y cumplir parece ser la consigna que recibimos.

Adiós a los referentes morales. Todo se cuestiona, que no tiene porqué ser malo, pero quizás estamos un poco perdidos. Y en esa nueva búsqueda de la identidad ante lo social, hay un nuevo filón contracultural.

Se hace relevante el mal y el ideal carece de sentido: la historia entra en bucle.

Krizn, ese personaje

Me asombra la capacidad de Krizn para comprender nuestra sociedad, su claridad en cada una de las claves que rigen nuestro comportamiento, el del ser humano. Y en el fondo también su posición moderada, aunque siempre abierta y receptiva.

Cada viaje que pasa lo veo menos extraterrestre, incluso que muchos de los que habitan la Tierra. Es curiosa su predisposición a aclarar dudas existenciales y a intentar ponerles orden. Es una conversación de ida y vuelta, que a veces acaba en tablas, pero que me ayuda a sentar los patrones para aclarar cuál es la diferencia entre la actitud conveniente, la correcta y la socialmente aceptada.

Las personas siguen con su moral a medida, con sus juicios particulares sobre lo que está bien y lo que está mal. No lo critico, yo también lo hago.

La nueva era, los nuevos principios de la ética y la moral, está por llegar, y hay un contraste demasiado evidente entre los que han cambiado y los que no quieren que nada cambie. Ganan los segundos, de momento.

Conversando con Krizn (extracto)

– Vuelta al individualismo, la moral a medida.

– Como primer paso no queda otro remedio Pablo, y no tiene por qué ser malo. Después debemos acatar valores sociales por encima de los personales, aunque no por ello debemos renunciar a nuestra forma de entenderlos y a nuestra particular manera de defender unos y disentir de otros. Y esto no supone necesariamente un enfrentamiento más allá de los límites de la dialéctica, porque si no…

– O sea, que creamos o no en algunos comportamientos individuales como correctos, hemos de dejarlos a un lado por el bien común.

– Así debe ser, pero de forma controlada, porque lo contrario podría volverse en nuestra contra. Es curioso que algunos animales tienen moral, entendida como un conjunto de comportamientos que incluyen al altruismo, la reciprocidad, la honestidad, la confianza, la empatía, la compasión, la aflicción, el consuelo, la solidaridad, la equidad, el juego limpio y el perdón.

– Curioso.

– Sí. El comportamiento animal es muy parecido con el nuestro. Aquí también las comunidades de animales con buenos comportamientos en grupo suelen ser comunidades de animales más fuertes y longevas, con mayor capacidad de supervivencia y adaptación a cambios en el medio. Incluso recurren a la crítica social, a su manera, para castigar conductas egoístas. Tienen normas.

– Aquí el poder es una tentación, y demasiadas veces quien lo tiene lo termina utilizando para acabar con los que no piensan como él. Si eres disidente te dicen que el sistema es imperfecto, pero que es el sistema y nadie puede existir fuera de él. Detectar y eliminar a la disidencia es entonces una necesidad para garantizar que el poder será más cómodo y duradero.

– En Kiartk es más bien una responsabilidad y un compromiso, y todos lo aceptamos, pero no un privilegio. Es un hecho altruista.

– Otra cosa que nunca cambiará en la Tierra. El poder dispone del control de los elementos para imponer una nueva realidad o verdad única y que esta justifique la razón de su propia existencia y sus decisiones. Por lo tanto, el poder es la razón en sí misma y la domina, y dirige, a través de ella, el pensamiento y las acciones de los hombres sujetos a esa verdad. El beneficio no es para todos.

– ¿Pero dan más de lo que quitan?

– El otro día me dijo un panadero: “ayer me quitaron las migas, hoy el pan y mañana me quitarán toda la puta panadería”.

– Grande el panadero.

Más info sobre Mis Conversaciones con Krizn: AQUÍ

No comments yet.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-6441553-3